Tema: Seguridad
13 de Abril 2018
Propuesta:

3.- Abatir la impunidad

Quintuplicaremos la efectividad de la Fiscalía con metodologías de investigación modernas, un nuevo modelo de gestión y buenas prácticas.

Propuesta a detalle

Ya se ha referido la erosión en la capacidad de investigación criminal en Jalisco. Somos el último lugar en efectividad según los datos proporcionados por la Fiscalía General al INEGI en el Censo Nacional de Procuración de Justicia Estatal 2017. De cada 100 investigaciones penales sólo se resuelven satisfactoriamente 5.4 (por criterios de oportunidad, facultades de no investigación, mecanismos alternativos, judicialización y otras salidas alternas).

Si a esto le sumamos que sólo se reporta el 6.7% de los delitos que realmente se cometen tenemos que la probabilidad en Jalisco de que un delito cometido se denuncie y se resuelva es de 0.37%, es decir uno de cada 270. Nuestra entidad sólo está por arriba de Tamaulipas y Guerrero. Es más fácil que en el sorteo zodiaco de la Lotería Nacional un jalisciense saque dos veces doble reintegro (su signo y su dígito al mismo tiempo), a que se esclarezca un delito del que fue víctima. Con estas cifras de ineficiencia e impunidad la pregunta no es ¿Por qué hay tantos delitos? si no ¿Por qué no hay más?

Vamos a cambiar de modelo de gestión, vamos a transitar a una investigación moderna que dé resultados y proteja a las víctimas y a las personas en riesgo. Tendremos la Unidad de Investigación coordinada por ministerios públicos con policías ministeriales y peritos adscritos. Ya no seguiremos el esquema de “investigación epistolar” (a través de oficios) en el que se envía un oficio al coordinador de investigación para que pida por oficio al director de ciencias forenses que solicite por oficio a un perito un dictamen.

Ya las víctimas no se irán con las manos vacías de la Fiscalía. No se dirá ya a un familiar que las desapariciones no se pueden investigar hasta que transcurran 48 horas, a los familiares de víctimas de secuestro exprés no se les volverá a responder que al día siguiente se mandará un oficio al banco para pedir el video del cajero del que acaba de retirarse dinero de la tarjeta de su familiar.

Ya hemos referido los sistemas tecnológicos, de información y de inteligencia que nutrirán las investigaciones. Adoptaremos los estándares de excelencia en la efectividad terminal de las investigaciones. Desarrollaremos competencias en los servidores públicos para la aplicación de los protocolos de atención y gestión de los asuntos.

Hemos documentado en Sinaloa la existencia de una unidad de investigación criminal, con dos ministerios públicos y cincuenta policías, el 7% de los policías ministeriales de la entidad, dedicados únicamente a la localización de personas que tienen una orden de aprehensión en su contra y ejecución de dichos mandatos. Esta unidad realiza el 80% de las órdenes de captura que cumple toda la procuraduría. Esta buena práctica le vendrá muy bien a Jalisco que está en el lugar 27 entre los estados del país al sólo cumplir 40% de las órdenes de captura recibidas en 2016. Sinaloa ha tenido indicadores del 70%; Coahuila es el indicador más alto con 76%.

Con servidores públicos honestos, motivados y comprometidos; con metodologías de investigación modernas, con un nuevo modelo de gestión y buenas prácticas, quintuplicaremos en un año la efectividad de la fiscalía.