Tema: Salud
9 de Mayo 2018
Propuesta:

2.- Actuar sobre las causas y los riesgos

Las enfermedades no transmisibles en Jalisco concentran el 86% del total de las muertes al año, significando 38,374 decesos anuales. Por estas muertes se estima que se pierden más de 440 mil años potenciales de vida de la población del estado.

Propuesta a detalle

Proponemos la creación de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, dentro del diseño institucional de la nueva Secretaría, desde la cual se promoverá y reforzará la coordinación eficaz, por un lado, con la Secretaría de Salud Federal y, por el otro, con todo el sector salud de Jalisco para:

  • Fortalecer la Vigilancia e Inteligencia Epidemiológica

  • Conducir y evaluar el desempeño de los programas prioritarios nacional:

    • Vacunación Universal y Salud de la Infancia y la Adolescencia;

    • Salud Reproductiva y Planificación Familiar, en especial para la prevención del embarazo en adolescentes, y la reducción de la mortalidad materna y mortalidad infantil;

    • Salud de la Mujer, con énfasis en la prevención del cáncer de mamá y del cáncer cérvico uterino, y del Maltrato Infantil y Violencia Intrafamiliar;

    • Vectores y Zoonosis;

    • Enfermedades Crónico Degenerativas, sobresaliendo la prevención, detección oportuna y control efectivo de la diabetes mellitus, hipertensión arterial, infarto agudo al miocardio y de la enfermedad cerebro vascular, y la no menos importante enfermedad renal crónica;

    • Salud del Adulto, poniendo interés especial en promover un “Envejecimiento activo y saludable”, la Salud Mental, entre otros.  

Promoveremos de forma efectiva el Sistema de Cartillas Nacionales de Salud a fin de garantizar a todos y cada uno de los jaliscienses un paquete de intervenciones de promoción y prevención accesible.

Para incidir en los determinantes que provocan los accidentes de tráfico de vehículo, nos proponemos que el Sistema de Atención Médica de Urgencias (SAMU) se separe jurídica, organizacional y presupuestalmente del Consejo Estatal para la Prevención de los Accidentes, quedando ambas instancias como organismos desconcentrados de la Secretaría de Salud de Jalisco, a fin de que este último se concentre en reforzar e implementar estrategias innovadoras de colaboración intersectorial, con un fuerte involucramiento del ámbito municipal, para promover una “infraestructura urbana segura” y “políticas públicas metropolitanas” que combatan los factores de riesgo de las lesiones, discapacidad y decesos en edades tempranas por atropellamiento y de motociclistas, que muestran un alarmante incremento en los últimos cinco años.   

De forma complementaria, se promoverá que los 9 municipios del Área Metropolitana de Guadalajara y el Gobierno del Estado acuerden la creación de la Agencia Metropolitana de Atención de Urgencias Prehospitalarias y Médico-Quirúrgicas, como un Organismo Público Descentralizado intermunicipal.

Revertir los estilos de vida sedentarios es una responsabilidad que recae primordialmente en cada persona. El sobrepeso, la obesidad y la diabetes nos enfrentan a una situación crítica que, de no ser atendida en el corto y mediano plazo, puede comprometer el futuro del estado. Por ello, es que nos proponemos generar vínculos de trabajo con las diferentes dependencias e instituciones y promover la transversalidad de la salud en todas las políticas, desarrollando de forma efectiva una “política pública para la prevención y control del sobrepeso, obesidad y estilos de vida sedentarios desde edades tempranas”, involucrando la participación decidida y concertada de la sociedad civil, la iniciativa privada y de todas las instituciones del Sistema de Salud de los diferentes órdenes de gobierno.  

La prevención de las adicciones no es un tema menor. Jalisco tiene la prevalencia más alta a nivel nacional, el 15.3%, de consumo alguna vez de cualquier droga ilegal en la población de 12 a 65 años, con respecto a la incidencia nacional que es de 9.9%. Entre los factores que contribuyen al consumo y posterior adicción al tabaco, alcohol y sustancias ilegales se incluyen algunos aspectos, tales como: el desempleo, la vulnerabilidad social, la deserción escolar, el contexto donde esté insertada la familia (que constituye la base para la formación de la personalidad), donde los integrantes del núcleo y la comunidad pueden actuar como modelos de conducta a imitar.

Las adicciones afectan al desarrollo económico y social aumentando los gastos de atención a la salud, al relacionarse con accidentes y con varias enfermedades infecciosas como VIH, Hepatitis, y otras enfermedades crónicas como cirrosis, enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades mentales. En inconcebible que en la actualidad se sigan tolerando los albergues, que a través de métodos inhumanos, pretendan el cese en el consumo de estas sustancias y la reinserción social sin un trabajo adecuado para la rehabilitación. No vamos a permitir que las cosas sigan así: en nuestra administración, además de la educación permanente para la oportuna prevención, utilizaremos en esa labor y en la fase de atención, modernas metodologías que no han sido implementadas aún en el estado, con la finalidad de incidir de manera intersectorial en la solución de este grave problema.