Tema: Salud
9 de Mayo 2018
Propuesta:

10.- Poner fin a la corrupción, hacer rendir el dinero público destinado a la salud

Trabajaremos para que se destine al menos el 11% del gasto total del Gobierno a la protección y mejoramiento de la salud, asignando de manera gradual una proporción mayor de recursos para la prevención y promoción de la salud.

Propuesta a detalle

Nuestro compromiso público será administrar los recursos para la salud con eficiencia y apego a la normatividad aplicable; impulsar la transparencia, información pública y rendición de cuentas a los ciudadanos, así como adelgazar la burocracia y gasto administrativo en las instituciones públicas de salud.

Pero por más que se incrementen los recursos, nunca serán suficientes cuando la corrupción y la impunidad han sido el sello del gobierno estatal. Los jaliscienses estamos indignados con la desastrosa administración del dinero público que debiera ser destinado a la salud.

El panorama del desorden administrativo y financiero en las instituciones de salud no puede ser más desolador: irresponsabilidad, anarquía y opacidad en la aplicación, comprobación y contabilidad de los recursos conforme a las reglas de operación de las fuentes de financiamiento y normatividad federal aplicable; asignación de contratos al margen de los reglamentos y los procedimientos administrativos; endeudamiento con proveedores; irresponsabilidad en la administración de los recursos humanos con crecimiento desmesurado de la nómina y exceso de contratación de personal administrativo; falta recurrente de pago oportuno de sus quincenas a cientos de trabajadores, violando con ello la Constitución y Leyes Federales; posible existencia en tribunales de al menos 1,700 juicios laborales sin ser resueltos por negligencia e impericia jurídica que representan un impacto financiero importante. Y por si eso no fuera suficiente, se presume que existen cuentas bancarias del OPD Servicios de Salud Jalisco, bloqueadas por disposiciones judiciales ante demandas en materia laboral, civil y mercantil.

Cuando uno recorre el estado se da cuenta del abandono en que está la infraestructura de salud; hay obras inconclusas que fueron mal proyectadas y ejecutadas por gobiernos deshonestos. Un claro ejemplo de esto es el Hospital de la Comunidad en Cihuatlán. Ayer me comprometí con la gente y hoy lo refrendo ante ustedes: una de las primeras acciones de nuestra administración será trabajar para que esa obra, que lleva en el abandono por seis años, esté terminada y funcionando durante el primer año de nuestro Gobierno. Vamos a revisar a fondo el estado de cada uno de esos proyectos que han sido afectados por la corrupción, y con el apoyo de nuestros diputados, gestionar recursos extraordinarios ante la Federación para tenerlos funcionando en las mejores condiciones de operación; cada inmueble en esas condiciones es un verdadero monumento a la corrupción e insensibilidad de los malos gobiernos.

No nos temblará la mano para denunciar y presentar todas las pruebas contra los funcionarios que se les compruebe su deshonestidad y el uso indebido de los dineros públicos. Con la salud de la gente no se juega, los actos de corrupción deben ser doblemente reprobables cuando los recursos que deben ser destinados a salvar vidas terminan en los bolsillos de los corruptos.