Tema: Participación Ciudadana
17 de Abril 2018
Propuesta:

5.- Gobierno abierto, transparente y que rinde cuentas

Como siempre hemos dicho, la mejor forma de rendirle cuentas a los ciudadanos es garantizando su derecho establecido en el Artículo 39 de la Constitución.

Propuesta a detalle

Ya lo hicimos en Tlajomulco y en Guadalajara. Los jaliscienses tendrán por primera vez el derecho a decidir si su gobernador se queda en el cargo o se va. Nosotros sí nos vamos a someter al ejercicio de Ratificación de Mandato, no vamos a patear la bolito para que “lo haga el próximo Gobierno”, seguiremos poniendo el ejemplo con hechos.

La próxima administración estatal será permanentemente un gobierno a prueba. Para lograrlo, debemos diseñar los mecanismos necesarios para que los ciudadanos evalúen de forma precisa los avances de la gestión.

Se propone la creación del Centro Estatal de Evaluación con mecanismos colaborativos de gobierno-ciudadanía, alto grado de transparencia y rendición de cuentas. Se medirá periódicamente el avance del cambio y el cumplimiento de los objetivos e indicadores estratégicos del desarrollo de Jalisco que nos trazaremos.

El Centro evaluará y medirá el desempeño del gobierno y la eficacia de los recursos de la sociedad que los poderes públicos ejercen. Medirá y evaluará la acción del Poder Ejecutivo, pero también de los otros poderes y de cualquier organismo que ejerza recursos públicos.

Se conformará un Comité Ciudadano de Evaluación, que se integrará por tres grandes grupos:

1.- Expertos estatales en evaluación y mejora de políticas públicas estatales;

2.- Expertos nacionales, con el propósito de tener la perspectiva comparativa del país, y

3.- El Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (CONEVAL) como invitado permanente para enfocar la evaluación hacia la reducción de brechas sociales.

Las evaluaciones sobre el desempeño gubernamental serán técnicamente robustas e independientes, ya que estarán a cargo de investigadores y centros académicos de alto prestigio y probada autonomía. No seremos juez y parte en estos procesos. Los beneficiarios opinarán sobre la calidad y la cobertura de las políticas y los servicios; además, vigilarán la aplicación y la eficiencia de los recursos públicos invertidos. La evaluación y la medición serán públicas y se convertirán en un ejercicio de rendición de cuentas.