Tema: Igualdad Sustantiva
14 de Junio 2018
Propuesta:

3.- Diversidad sexual

Hoy existe la voluntad política para integrar las demandas de aquellas personas que históricamente han sido excluidas y discriminadas a un eje transversal de política pública estatal.

Propuesta a detalle

Durante mucho tiempo las personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales, transgénero, travestis, queer y demás integrantes de la población LGBTTTI+ han experimentado múltiples violencias, han sido discriminadas, estigmatizadas e invisibilizadas en las políticas públicas del Estado de Jalisco. Al ser una población en situación de vulnerabilidad nunca han formado parte de las propuestas de campaña de los candidatos a gobernadores para el Estado de Jalisco. Lo que es más, ni siquiera habían tenido la oportunidad de que se hablara de ellos, así como de plantear sus necesidades.

La pelea por el reconocimiento de los derechos de las personas LGBTTTI+ en el Estado de Jalisco es una lucha histórica de la que la sociedad tapatía también ha aprendido, y la mejor lección es que hemos decidido emprender una batalla en contra de la discriminación en sus diferentes vertientes.

Gracias a estos esfuerzos, poco a poco se han ido abriendo micrófonos y espacios para la población LGBTTTI+. Se trata de un parteaguas en Jalisco y no nos vamos a detener hasta tener una igualdad sustantiva para todos y todas.

No es fácil crecer y ser educados en una sociedad machista, donde nos enseñan que ser diferente, amar diferente, vestirse diferente, está mal. Donde tenemos que esconder quiénes somos y cómo amamos, para encajar en ciertos estereotipos que la sociedad ha marcado como los predominantes. Algunos y algunas han tenido que crecer ocultando quiénes son y aprendiendo a fingir para no ser discriminados ni juzgados. Hemos decidido emprender una lucha en contra de la discriminación y en contra de la negación de sus derechos. Para muchas y muchos activistas la necesidad de que se promulguen los derechos humanos como un bien común es lo que los hizo comenzar a organizarse, para pugnar por sus derechos y los de los demás, a pesar de que seguramente nunca imaginaron que así sería su vida.

Es cierto que el matrimonio igualitario en Jalisco ya es una realidad, sin embargo hay batallas en el ámbito legislativo que aún no han tenido avances. Para las personas, gays, lesbianas, bisexuales y transexuales es importante formar parte de la vida política de nuestros estados, ya que es desde ahí donde se forman las políticas públicas que les garantizarán derechos igualitarios. Es necesaria la incidencia política y en la política pública para trabajar en conjunto con aquellos y aquellas que desconocen de primera mano las circunstancias que nos impiden desarrollarnos plena y libremente en nuestro día a día.

Hay muchos temas en los que cuales el Estado debe ser garante de las condiciones necesarias para que las personas vivan su vida de forma plena. De ahí surge una necesidad urgente de colaborar y construir una agenda compartida con las organizaciones de la sociedad civil, los miembros de las poblaciones, los gobiernos abiertos y aquellas y aquellos comprometidos con el tema.

Actualmente, en México y en otros países se comete violencia física y psicológica contra las personas gays, lesbianas y transexuales  por el sólo hecho de serlo, violencia que incluso llega a atentar contra su vida. Esto demanda la creación urgente de medidas que partan de conocimiento preciso e indicadores que tipifiquen crímenes por homofobia para poder crear estrategias de prevención y garantizar justicia con igualdad para las víctimas.

Necesitamos que se nos garantice el acceso universal a servicios de salud integrales, con calidad y sin discriminación. Debemos generar campañas y desarrollar estrategias para erradicar todas las formas de violencia al interior de las escuelas, fortalecer y actualizar los programas de estudio para hacerlos incluyentes, y garantizar el acceso de las poblaciones LGBTTTI+ a servicios educativos sin discriminación, así como impulsar las manifestaciones artísticas que dignifiquen a las personas LGBTTTI+.

Incidir en el diseño y la implementación de políticas públicas y leyes, así como en la toma de decisiones que influyan en las vidas de las personas LGBTTTI+. Pero sobre todo hacer cumplir la Constitución y sus principios de laicidad e igualdad para todas las personas sin importar su orientación sexual, identidad y expresión de género.

Es necesario platicar con las y los políticos no sólo para transmitirles el mensaje de la exclusión y la discriminación de la que hemos sido blanco, sino para generar espacios y gobiernos basados en la inclusión y en la igualdad sustantiva.

La realidad es que las y los integrantes de la población LGBTTTI+ han sido tratados como ciudadanos de segunda: no tienen el mismo acceso a los servicios, ni las mismas garantías de que sus derechos fundamentales serán respetados.

Hoy, hay la voluntad de trabajar coordinadamente, hay la disposición para respetar y hacer efectivos los derechos de todas las personas, así, sin más adjetivos, de todas las personas. Hoy, todos y todas juntos estamos construyendo un futuro diferente para la niñez, donde podrán crecer y desarrollarse sin miedo a ser criticados, juzgados, señalados o asesinados por ser quien ellos quieran ser. Hoy estamos dando el primer paso para construir una sociedad incluyente donde la diversidad de sus personas sea el factor que la hace única.