Tema: Igualdad Sustantiva
14 de Junio 2018
Propuesta:

2.- Ciclos de vida

Partimos de reconocer que el cuidado del bienestar social, financiero y físico de las persona mayores es un derecho de todas y todos.

Propuesta a detalle

Según el Informe Mundial sobre Desigualdades de la UNESCO (2016) se plantea la importante necesidad de afrontar el reto de las desigualdades y trazar vías hacia un mundo justo. Esto nos sirve para contextualizar que esta lucha por la igualdad y la inclusión social es una lucha a nivel mundial en la cual nosotros también nos encontramos.

Partiendo de este mismo informe, encontramos que la desigualdad es planteada en siete dimensiones. La interacción entre estas dimensiones genera un círculo vicioso de desigualdad que llega a afectar la vida de las personas. Las desigualdades no se deben afrontar exclusivamente desde el ángulo de la disparidad de ingresos, la desigualdad económica no es la única. Las desigualdades, además de ser económicas pueden ser también políticas, sociales, culturales, ambientales, territoriales y cognitivas o de acceso al conocimiento.

Igualmente, en el Informe sobre Desigualdad del Colegio de México (2018) se enfatiza la necesidad de no hablar en singular sobre esta temática y de trabajar las distintas expresiones de la desigualdad. Se analiza la forma en que se acumulan e interactúan las desventajas en el curso de vida de las personas en México.  En este documento se analizan los legados de la desigualdad, por un lado, y los nuevos retos para lograr la equidad social.

Por desigualdades entendemos las distribuciones inequitativas de resultados y acceso a oportunidades entre individuos o grupos. El análisis de las desigualdades nos permite identificar cómo las brechas se perpetúan a lo largo del ciclo de la vida e incluso rastrear sus implicaciones intergeneracionales. La identificación del encadenamiento de estas asimetrías contribuye a entender los mecanismos mediante los cuales las disparidades sociales tienen un impacto de largo plazo para el desarrollo social de los ciudadanos.

Debemos ser enfáticos, actualmente la mujer tiene un rol predominante en el cuidado de las personas mayores. Esto es muestra de que existe una crisis en el sistema de cuidados ya que no podemos seguir depositando en las mujeres y en las familias la responsabilidad que debería tener un sistema de protección social que verdaderamente vea por el cuidado de las personas mayores. No es posible garantizar el bienestar de las personas mayores basándose únicamente en los vínculos familiares.

 

Por esto, nuestra propuesta relacionada con lo ciclos de vida se sostiene en tres pilares:

 

  1. Salud: prevenir y reducir la carga que implican las discapacidades y las enfermedades crónicas.

  2. Seguridad: garantizar la protección a las personas mayores en términos de su bienestar social, financiero y físico.

  3. Participación: reconocer y permitir la participación activa de las personas en las actividades de desarrollo económico, en el trabajo formal e informal, y en las actividades de voluntariado a medida que envejecen.