Tema: Igualdad Sustantiva
14 de Junio 2018
Propuesta:

1.- Igualdad sustantiva

En la Refundación de Jalisco será necesario reconocer que formamos parte de una sociedad que no está en igualdad de circunstancias.

Propuesta a detalle

La igualdad ciudadana es un requisito indispensable para que una sociedad pueda llamarse democrática, pero es importante distinguir entre igualdad formal e igualdad sustantiva. La igualdad formal se refiere a la Constitución y a las leyes que conceden a todos los ciudadanos los mismos derechos: a las libertades civiles, a la participación política y a la vida digna. La igualdad sustantiva se refiere a que, en la práctica, todos los ciudadanos puedan efectivamente acceder a esos derechos. Cualquier tipo de discriminación negativa o de exclusión daña en los hechos el principio de igualdad y conduce a la injusticia. Por ello, el artículo 1ro de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece de forma contundente:

Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

La igualdad no se alcanza de manera automática. Las libertades civiles como la libertad de opinión, el libre tránsito y la libre ocupación, son muchas veces coartadas por la exclusión socioeconómica y de género, o por discriminación y prejuicios raciales o étnicos. Esos mismos prejuicios, y otros, por ejemplo respecto de las personas discapacitadas o con determinada orientación sexual, llevan a que se establezcan desventajas en la atención en los servicios y en el trato a los trabajadores. La participación política, en lo que se refiere al acceso al voto o a la información sobre opciones partidistas y a la posibilidad de expresar opiniones, también se encuentra con frecuencia limitada por la exclusión socioeconómica, cultural o lingüística. La vida digna, es decir, la vida con bienestar físico y espiritual, se ve francamente agredida en las personas en situación de pobreza (la mitad de la población mexicana), por falta de empleo digno y por carencias graves en los servicios educativos y de salud, y en el acceso a los bienes culturales. Es igualmente discriminatoria la insuficiencia en el reconocimiento de la diversidad cultural.

Es responsabilidad del Estado promover la investigación sobre las causas y formas de la discriminación y combatirlas mediante instituciones adecuadas que impulsen el respeto práctico de los derecho humanos y ciudadanos, fundamentado en el principio de equidad. Equidad significa el reconocimiento de la diversidad como riqueza, de tal manera que se actúe con base en el reconocimiento de las diversas necesidades. Sin equidad no puede haber justicia, y sin justicia no puede haber paz ni seguridad. Sin justicia, no sólo el Estado pierde legitimidad y razón de ser, sino que la sociedad misma se desmorona. Por eso es de la mayor importancia que los gobiernos, la sociedad civil y todos como ciudadanos responsables participemos activamente en la búsqueda y la construcción de la equidad y la justicia.

Debemos reconocer que vivimos en un país diverso. Basta con voltearnos a ver para darnos cuenta que a cada uno de nosotros nos acompaña un contexto social y cultural distinto y una historia de vida individual que define nuestra identidad. A pesar de estas diferencias nos han explicado el mundo desde una lógica dominante, en la que ser diferente se ha traducido en acciones discriminatorias. Este rechazo ha debilitado nuestro potencial humano y nuestra identidad.  

Para combatir este problema es necesario realizar un proceso de igualdad e inclusión basado en el reconocimiento de nuestras diferencias, en la implementación de mecanismos de participación ciudadana, en fortalecer los derechos humanos y en generar la promoción de políticas públicas activas de carácter redistributivo para promover un gobierno incluyente.

Uno de los aspectos que reconoce la igualdad sustantiva es el vínculo entre las personas y su relación con lo colectivo. Su enfoque parte de la importancia del desarrollo de las capacidades individuales hasta la inclusión del patrimonio organizativo para ejercer su derecho de involucrarse en los fenómenos estructurales e institucionales para formar parte de la toma de decisiones. Esto permite la reconstrucción de los vínculos sociales e institucionales como parte del fortalecimiento de la identidad a partir de la construcción del sentido de pertenencia, la práctica de las relaciones de confianza y la formulación de acuerdos. Es decir, la participación en decisiones colectivas.

La propuesta que hoy se presenta responde a un principio básico para la refundación de Jalisco: tener congruencia con lo que se dice y se hace.  Por tal motivo, el planteamiento surge del diálogo colaborativo con expertos y expertas de cada eje temático, con organizaciones de la sociedad civil, con funcionarios y funcionarias públicas que operan los ejes en cuestión y muy especialmente con quienes de manera protagónica viven la desigualdad como parte de una condición de vida.

 

PROPUESTAS INTEGRALES

Nuestra propuesta para la Igualdad Sustantiva tiene como objetivo combatir la desigualdad partiendo desde el ejercicio del reconocimiento pleno de los derechos humanos, y de la forma de hacerlos efectivos en la vida cotidiana y garantizar una vida digna, justa, inclusiva y plena para poder realizar su potencial humano.

Vamos a sustituir las buenas voluntades por el acceso a los derechos fundamentales, obedeciendo de manera central al compromiso y a la obligación que tenemos como estado de PROMOVER, RESPETAR, PROTEGER y GARANTIZAR los derechos humanos de todas las personas e integrar de manera efectiva los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad de los derechos humanos, respondiendo al marco normativo internacional, y particularmente al Artículo 1º Constitucional.

Para lograr nuestro objetivo crearemos la Secretaría de la Igualdad Sustantiva, la cual será una dependencia que tendrá como objetivo central generar una plataforma de programas sociales y políticas públicas basadas en la práctica de derechos sociales y humanos que permita construir condiciones de igualdad, donde se favorezca la participación ciudadana activa y se eliminen la discriminación, el clientelismo y el paternalismo, con las siguientes acciones:

  1. Armonización: con la colaboración de las organizaciones de la sociedad civil haremos una revisión exhaustiva para la elaboración y actualización del cuerpo normativo y legislativo estatal para armonizar y generar mecanismos institucionales para el fomento al respeto, garantía, promoción y protección de los derechos humanos. La finalidad central es robustecer los derechos sociales y generar accesibilidad universal a los mismos. Esto va a suceder durante el primer año de mi gobierno.

  1. Marco programático: cada ley derivará en un marco programático específico con objetivos, líneas de acción e indicadores que se vincularán transversalmente dentro del Programa Estatal de Desarrollo en materia de igualdad e inclusión sustantiva con enfoque de derechos humanos. Esta política pública estará institucionalizada en los primeros 100 días de gobierno. Implica además promover en todos los municipios la armonización normativa y programática de la agenda de igualdad.

  1. Sistema Estatal de Indicadores: daremos seguimiento puntual al cumplimiento de los programas a través de indicadores específicos que estarán señalados en el Sistema Estatal de Evaluación del Desempeño y las Matrices de Indicadores y Resultados de cada dependencia involucrada en el cumplimiento de los programas. Además de ser una plataforma concentradora de datos, será una herramienta para la gobernanza con perspectiva de igualdad.

Para lograr resolver las necesidades específicas de la población será necesario partir del conocimiento y del análisis cuantitativo y cualitativo de las problemáticas que se enfrentan con mayor frecuencia: la violencia (directa, estructural, cultural y de género), la discriminación, la disparidad (económica, social, política y cultural); su participación en los sectores en los que se ven involucrados de forma cotidiana: educación, salud, trabajo, entre otros. Determinaremos las especificidades de los grupos en situación de vulnerabilidad, así como la intersección entre estos y el diagnóstico por territorio.

  1. Alianza con las y los trabajadores sociales y los centros de investigación: Jalisco tiene una larga tradición académica; nuestro estado es el escenario de centros de investigación social de alto prestigio. Ante ello es necesario construir un espacio donde la potencialidad de las investigaciones pueda traducirse en políticas públicas dignas vinculadas con el desarrollo de las personas.

Para ello, retomaremos la idea de la reconceptualización del trabajo social como medio fundamental para hacer frente a los desafíos de transformación que implican el diseño y los métodos de planificación, investigación colaborativa, administración y medición del impacto de las estrategias. Promoveremos la interlocución con la gente para valorar las experiencias de la ciudadanía como posibles estrategias para solucionar los problemas: salir del escritorio para escuchar respetuosa y profundamente. Debemos de entender el trabajo social como parte de la promoción para el desarrollo comunitario y del tejido social.

De esta manera, la Secretaría de Igualdad Sustantiva será la entidad encargada de institucionalizar, vigilar, articular y dar seguimiento de manera transversal al cumplimiento cabal de las obligaciones en materia de derechos humanos en todas las políticas públicas, proyectos y acciones que se generen en toda la estructura del Gobierno del Estado, incluso desde la planeación, programación y presupuestación para el arranque de gobierno con un enfoque de derechos humanos.  

El gabinete estratégico y transdisciplinar de Igualdad Sustantiva con perspectiva de género, tendrá todo el respaldo del Ejecutivo y suficiencia presupuestal, y estará integrado por los siguientes ejes de acción:

  1. Ciclos de vida (niños, niñas, adolescentes, adultos mayores).

  2. Diversidad Sexual.

  3. Pueblos Originarios y comunidades Indígenas.

  4. Migrantes (desplazados internos y refugiados).

  5. Personas con Discapacidad.