Tema: Cultura
29 de Mayo 2018
Propuesta:

6.- Cultura en la era digital

Las formas de producción y comunicación de contenidos culturales se han modificado con la revolución tecnológica del siglo XXI.

Propuesta a detalle

Las nuevas tecnologías de información están presentes en casi todos los aspectos de nuestra vida cotidiana y la cultura no está ajena a esta realidad. Su presencia ha implicado algunos cambios en la producción y el consumo cultural. La telefonía móvil y las herramientas de internet, como las redes sociales, inciden profundamente en nuestra cotidianidad.

De acuerdo al 13° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2017, el uso del Internet, como medio de comunicación, es el más poderoso e integrador que existe a nivel nacional. En México existen 70 millones de internautas, alrededor de un 63% de la población mexicana, incluyendo edades a partir de los seis años. De esa cantidad, el 52% de los internautas se encuentran conectados en internet las 24 horas por medio de dispositivos móviles, consolas de videojuegos u otras herramientas.

Ante esta realidad nacional, el sector cultural público y privado ha comenzado un proceso de adaptación y evolución. Por un lado, la comunidad artística ha demandado nuevas estrategias digitales como consecuencia de los recientes modelos de consumo y de generación de negocios; y por el otro, las instituciones han tenido que flexibilizarse para entender un nuevo paradigma en el proceso de producción y difusión cultural.

Más allá del efecto disruptivo que suponen algunas herramientas de las nuevas tecnologías de información en principio debemos asumirlas como facilitadoras de gestión y desempeño, que abonen a la eficiencia de procesos y servicios.

La dimensión cultural de un Estado demanda una constante interacción entre el ciudadano y la institución, ya sea por el interés que éste guarda en la oferta cultural o por las necesidades específicas y recurrentes, como trámites para hacer uso de la infraestructura pública o generar denuncias. Además, las nuevas tecnologías permiten mejorar resultados para crear mejores estrategias y volverse excelentes mecanismos para los procesos de transparencia y rendición de cuentas.

Alrededor del mundo, instituciones culturales públicas y privadas han renovado la forma en la que se relacionan con su comunidad al introducir nuevos procesos y dispositivos con el firme propósito de agilizar tiempos, acciones y obtener experiencias provechosas. Es justo lo que nos proponemos como parte del presente proyecto cultural de Jalisco, la implementación de nuevas estrategias digitales para beneficio de los jaliscienses.

Como se ha dicho, proponemos un catálogo público digital que sirva a las instituciones públicas y privadas locales, nacionales e internacionales para en conjunto detonar el desarrollo artístico local.

Asimismo, urge crear una plataforma digital colaborativa, que incluya no sólo a los proyectos oficiales sino también a los independientes. Esta plataforma deberá ser plural e incluyente, que ordene el mapeo de los creadores y los productos que generan, que le dé espacio a las disciplinas tradicionales y contemporáneas. Debe de estar dotada de lineamientos claros para y un acompañamiento de los procesos de implementación que garantice la inclusión de contenidos de calidad en apego a los objetivos que se tienen del arte y la cultura. La plataforma deberá generar un inventario, para la interacción con otras instancias como las turísticas o de promoción económica. Debe también generar los insumos para crear nuevas estrategias de difusión permanentes a nivel Estatal, Nacional e Internacional.

Con base en los objetivos, alcances y planteamientos que dieron origen al proyecto Visor Urbano del municipio de Guadalajara, proponemos una plataforma similar enfocada al Patrimonio de Jalisco. Una herramienta que sea útil al ciudadano y lo empodere sobre todo al momento de hacer denuncias u observaciones en torno al patrimonio edificado en los municipios. El instrumento también podrá servirle a las autoridades municipales al momento de hacer el levantamiento de su infraestructura patrimonial y la actualización de su inventario. Los jaliscienses podrán comenzar con algunos trámites en línea y consultar la lista de bienes muebles, inmuebles, zonas de protección y patrimonio inmaterial de la entidad. Incluso para agilizar otros procesos como la consulta de disponibilidad de espacios culturales para su renta.

Por último proponemos el desarrollo de una plataforma que permita la publicación y la libre consulta de productos editoriales en formato digital (libros, revistas, guías turístico-culturales, investigaciones de carácter estético-cultural, etc.). Una especie de librería o biblioteca virtual que sea capaz de abonar a la creación literaria, al fomento a la lectura, a la divulgación del conocimiento científico y artístico especializado, a la promoción de la industria editorial jalisciense independiente y al fomento a la lectura.

 

¿Por qué hacerlo?

  • Las nuevas tecnologías de información han provocado cambios en la producción y el consumo cultural a escala mundial.

  • Cada vez somos más los mexicanos que tenemos acceso a plataformas y herramientas digitales para hacer eficientes nuestros procesos cotidianos, como el pago de servicios domésticos o la gestión de documentación personal.

  • Los medios digitales son más económicos que los medios tradicionales y tienen mayor alcance.

  • Permiten generar métricas y resultados de desempeño de forma automatizada.

 

¿Qué beneficios tendría en la comunidad?

  • Dichas plataformas dan libre acceso a la oferta cultural y los acervos culturales de la entidad.

  • Empoderan al ciudadano al permitir que tome decisiones y exprese sus comentarios

  • Crea una plataforma de difusión y sistematiza procesos.

  • Atiende a dos necesidades básicas: la del ciudadano que desea acceder a la oferta cultural y la del artista que requiere un espacio para proyectarse.

  • Una plataforma oficial propicia un hábito de consumo cultural.

 

¿Cómo?

  • Desarrollo de plataformas digitales a cargo de las instancias especializadas del Estado de Jalisco para garantizar su sostenibilidad y estar preparadas a posibles ataques cibernéticos.

  • Serán herramientas transversales, que usarán tanto las instancias culturales como las turísticas.

 

En conclusión

Las nuevas tecnologías de información permiten la creación de proyectos comunicacionales que deben estar al servicio de la ciudadanía. Las cuatro plataformas que proponemos son herramientas que buscan facilitar el acceso a la cultura de jaliscienses, turistas y sector artístico en general. Proponemos alinearnos a los nuevos modos de consulta de información para poner a disposición del mundo entero los acervos culturales propiedad del Estado, muchas veces embodegados o limitados a los horarios de las oficinas. Por otra parte, una herramienta enfocada en el patrimonio hará valer la decisión e inquietud legítima del jalisciense que solicita preservar aquello con lo que se identifica. Finalmente una herramienta que exponga los proyectos culturales producidos en todo Jalisco nos hará reconocer nuestro potencial creativo y comenzar a generar sinergias más allá de nuestras fronteras.