Tema: Cultura
29 de Mayo 2018
Propuesta:

4.- Desarrollo artístico y economía de la cultura

Las y los artistas son el principal aliado de las instituciones para que las políticas públicas culturales cumplan con sus objetivos.

Propuesta a detalle

¿De qué vive un artista o un gestor cultural? Es una pregunta que nos hemos planteado muy en serio. En México el 82 % de los artistas tienen como actividad laboral principal otra muy distinta a la relacionada con aquella que los define como creadores. Es hora de abordar con nuevas lógicas el papel que desempeña el sector cultural y artístico porque es quien pone en práctica el fundamento de las artes a través del contacto con la ciudadanía. Es el principal aliado de las instituciones para que las políticas culturales cumplan con su objetivo.

En nuestra propuesta de gobierno planteamos cambios de forma y fondo. En principio una política cultural debe incluir a todo el sector creativo. Además de artistas debemos involucrar a gestores, promotores, educadores, comunicadores, mercadólogos, estudiantes, arqueólogos y técnicos de las artes, por mencionar algunos. En segundo, reconocer que las acciones culturales y artísticas no sólo contribuyen al bienestar de las comunidades y al fortalecimiento del tejido social, también a su economía. La realización de un libro, de un cortometraje o una puesta en escena conlleva una cadena de talentos humanos que invierten, trabajan, producen y generan divisas, empleos e infraestructuras.

A escala mundial, en el año 2013 las Industrias Culturales y Creativas generaron ingresos que ascienden a dos mil 25 millones de dólares, que dieron empleo a 29 millones de personas siendo la televisión, las artes visuales, la prensa, la publicidad, la arquitectura y la industria editorial los seis sectores más productivos. A escala nacional, de acuerdo a los resultados de la Cuenta Satélite de la Cultura de México, en 2016 la cultura aportó 617 mil 397 millones de pesos al PIB nacional, lo que representa el 3.3% del mismo.

Concepto

2016

Participación económica del sector en el PIB nacional

3.3

PIB del sector cultural

617,397 mdp

Producción de mercado

2.5

Gestión pública en actividades culturales

0.2

Asociaciones y organizaciones civiles

0

Producción cultural de los hogares

0.6

Puestos de trabajo ocupados

1,359,451

 

El mismo estudio nos reporta que las disciplinas más productivas son los medios audiovisuales (la televisión), las artesanías y el diseño y servicios creativos.

Aunque en los últimos veinte años la cultura ha desempeñado un papel preponderante en las economías internacionales y nacionales, falta generar acciones concretas que erradiquen dos imaginarios enraizados en nuestro estado. El primero que supone a la ocupación cultural como aquella que se hace únicamente “por amor al arte” (gratuita) y la segunda que nace de la preocupación de una posible mercantilización de la cultura.

Así que trazamos un camino de tres rutas simultáneas. La primera consiste en involucrar a la iniciativa privada (sector empresarial), la red de incubadoras nacionales y las instancias gubernamentales de promoción económica y turística con el sector cultural. Tenemos el firme propósito de abonar al fortalecimiento, fomento, promoción y diversificación de las Industrias Culturales y Creativas jaliscienses a través de estímulos soportados por una política transversal que priorice los proyectos destinados a impulsar las tradiciones jaliscienses.

La segunda se apoya en el reconocimiento de buenas prácticas gubernamentales, como la capacitación constante a través de talleres especializantes a lo largo del año y la generación de estrategias que encaucen la formalización económica del sector cultural para posibilitar a emprendedores mayores accesos a los estímulos fiscales, programas de financiamiento y otros apoyos.

La tercera ruta se encargará de articular los proyectos independientes y provocar intercambios para generar una red de conexiones a nivel nacional e internacional. Queremos aprovechar estos circuitos de producción artística en el país para proyectar a nuestros artistas jaliscienses.

Ejemplificando lo anterior, existen en la AMG varios festivales en la ZGM, impulsados por promotores independientes y que carecen de apoyos suficientes por parte de los tres niveles de gobierno. Estos festivales generan empleo y derrama económica no sólo destinada al sector cultural sino también al Estado. En base a lo anterior proponemos se revise contar con una locación que sea administrada por el Gobierno Estatal en la cual los promotores independientes puedan contar con certezas para la realización de sus festivales culturales.

Una política pública sustentable, capaz de fomentar la economía de la cultura debe ir acompañada de otra dedicada al fomento a la creación, que tiene asignaturas pendientes. Persiste la incertidumbre en el sector creativo jalisciense respecto a la publicación exacta de los apoyos institucionales así como de su continuidad. Esta inquietud no propicia la planificación de proyectos a mediano y largo plazo, e incluso con potencial de itinerar por las regiones de Jalisco. La gran mayoría de los proyectos beneficiados terminan siendo efímeros o de bajo impacto, aunque su concepción no haya sido esa.

Además, la mayoría de los fondos estatales, bipartitos y tripartitos de gobierno destinados a la creación, producción o traslados están desvinculados. Su disociación no permite identificar de qué manera la creatividad del sector cultural jalisciense abona a estrategias específicas de desarrollo comunitario tales como el fomento a la lectura o la inclusión a la sociedad de comunidades desfavorecidas. Es responsabilidad de las instituciones culturales administrar no solo el recurso, sino también el talento que apoyan a fin de impulsarlo lo más posible.

Proponemos inyectar más recursos a los fondos destinados al desarrollo artístico. Darle orden y puntualidad en la publicación de sus convocatorias para contribuir a la planeación del sector y con la creación de una agenda cultural que pueda promocionarse con antelación y objetivos claros.

Proponemos la creación de un catálogo público digital (mapeo sistematizado) que reúna y exponga todos los proyectos de desarrollo artístico beneficiados con los fondos oficiales que dispone el gobierno estatal. Un documento público que haga evidente el potencial creativo jalisciense y sea también instrumento de trabajo. Su publicación será a partir del primer año de gestión y tendrá actualizaciones anuales. La plataforma tendrá las siguientes características:

  • Ampliar la cobertura cultural en el estado.

  • Servir de guía para que las autoridades municipales puedan nutrir sus propias estrategias de animación cultural (oferta de sus casas de cultura, festivales, fiestas o eventos culturales específicos).

  • Ser una herramienta que vincule a la iniciativa privada (sector empresarial) con el sector creativo independiente.

  • Propiciar la circulación de artistas jaliscienses a escala nacional e internacional aprovechando los circuitos existentes.

  • Promover intercambios a partir del modelo de residencias artísticas.

  • Ser fuente de consulta y análisis de académicos, gestores, estudiantes y periodistas.

  • Diseñar mecanismos de seguimiento y evaluación de impacto.

  • Generar estadísticas y numeralias desde las instituciones que determinen el desempeño del estado en materia de fomento a la creación, así como públicos beneficiados.

  • Identificar a los líderes del sector cultural por disciplina y áreas de especialización.

También planteamos la urgencia de regresarle la vocación a los recintos culturales del estado. Los museos, los teatros y los centros culturales oficiales no pueden seguir trabajando sólo con normas administrativas como ha ocurrido en los últimos seis años. Esta forma de trabajar ha obstaculizado el desarrollo artístico debido a que ha imperado el desconocimiento del sector y la insensibilidad hacia el quehacer artístico. Proponemos dotar a los recintos de direcciones artísticas y de un organigrama a su medida que les permita autonomía y ser competitivos en el mercado cultural actual. Los teatros, los museos y los centros culturales están obligados a estar en permanente diálogo con su comunidad, de lo contrario su función es un despropósito.

 

¿Por qué hacerlo?

  • La cultura y el arte contribuyen al desarrollo de la economía. A escala nacional la cultura aporta el 3.3% al PIB nacional y comparado con lo que se le destina al año, quedamos en deuda.

  • El ecosistema empresarial y creativo de Jalisco -que incluye a emprendedores, artistas, gestores, artesanos y empresarios consolidados- hacen viable el posicionamiento de Jalisco en el liderazgo de las Industrias Creativas a escala internacional.

 

¿Qué beneficios tendría en la comunidad?

  • Impulso a las micro, pequeña y medianas empresas de Jalisco dedicadas a ofrecer servicios culturales y creativos.

  • Mayor peso a la figura del gestor cultural como aliado en el desarrollo de tareas complementarias al quehacer artístico y artesanal.

  • Una Ley de mecenazgo útil tanto para el artista como para el empresario.

  • Fortalecimiento de la cadena de estímulos que conforman todo el proceso creativo: formación, creación, producción, especialización, traslados y emprendimiento.

 

¿Cómo?

  • El sector empresarial, la red de incubadoras nacionales y las instancias gubernamentales de promoción económica serán incluidos en la estrategia.

  • Los ciclos de capacitación especializada continuarán de forma permanente, sobre todo los relacionados con la formalización del sector.

  • Los estímulos dedicados al desarrollo artístico tendrán más orden y puntualidad.

  • Publicaremos un catálogo público digital de proyectos jaliscienses que sirva para vincular, estudiar y promocionar a la comunidad artística más allá de Jalisco.

 

En conclusión

La cultura también genera empleos y posibilita que familias completas puedan vivir de ella dignamente. Un estado como Jalisco, poseedor de una comunidad artística activa y de grupos de artesanos diversos con saberes en peligro de extinción, tiene la posibilidad de provocar sinergias entre sectores frecuentemente distantes entre sí, como el empresarial y el artístico. El arte, la tradición y la memoria viva de Jalisco son áreas de oportunidad para crecer económicamente y tener exposición mundial. Sin embargo, no se trata de mercantilizar nuestros bienes culturales. La cultura no puede ser medida solo por su oferta y demanda, no puede regirse sólo por su rentabilidad económica. Por eso debemos apuntalar estrategias destinadas al desarrollo artístico a través de fondos dedicados a la creación, producción y movilidad para resaltar su carácter estético más allá del estado.